biografía volver foto1 foto2 foto3 foto4 foto5 foto6 foto7 foto8

Nací en el verano de 1973. El acontecimiento no despertó el más mínimo interés en el resto de habitantes del planeta, si exceptuamos a dos o tres miembros de mi familia. Apenas guardo recuerdos de mi infancia, aunque, a juzgar por las fotografías, debí de pasarlo bastante bien. En parte, mi mala memoria se debe a las neuronas que eché a perder leyendo relatos de ciencia-ficción. A menudo las historias presentaban una ciencia disparatada, pero —entre polillas gigantes, viajes en el tiempo y mutantes con el cerebro de potasio— me inculcaron la fascinación por el lenguaje científico y la atmósfera de los laboratorios. Años después, descubrí formas más dignas de entretenimiento, pero el daño ya estaba hecho.

Fueron mis amigos del colegio, que se pasaban el día rodando películas en vídeo, quienes me empujaron a escribir. En vista de mi deprimente falta de fotogenia y del terror que me producía ponerme delante de la cámara, me dejaron a cargo de los guiones y de los peores papeles secundarios. Al terminar la carrera de Física teórica, uno de ellos me propuso escribir y rodar una película de verdad. Trabajando en el guion de una comedia romántica, tuve una revelación. El protagonista era matemático y me descubrí perdiendo un montón de tiempo documentándome sobre aspectos científicos que jamás saldrían en la película. ¡Eso es lo que quería hacer: escribir sobre ciencia!

Me despedí del cine y escribí mi primer libro: una biografía de la matemática alemana Emmy Noether. Desde entonces he publicado una treintena de libros para niños, jóvenes y adultos. Algunos se han traducido al euskera, el gallego, el catalán, el inglés, el coreano, el portugués, el francés, el ruso y el italiano.

Me gusta explorar el terreno de la divulgación científica a través de formatos muy diversos. En mis libros infantiles y juveniles experimento combinando ciencia y ficción, buscando una vía para que el lector pueda establecer un vínculo afectivo con la física, la química o las matemáticas, como me sucedió a mí cuando era niño. También colaboro en libros de texto y desarrollo talleres de experimentos, actividades de animación a la lectura y de iniciación a la ciencia a través de juegos y manualidades. Sin descuidar estas ocupaciones, últimamente me dedico a elaborar contenidos para webs y otros medios digitales.